Dicen que una boda se vive 3 veces: al soñarla, al vivirla y al recordarla. Con los viajes pasa lo mismo, nosotros soñábamos con ir a Nueva York, fuimos hace 2 años como viaje de novios, lo disfrutamos un montón, y ahora tenemos un gran álbum de fotos que nos hará revivir el viaje siempre que lo miremos.

Ya te puedes imaginar la de fotos que teníamos: ciudad nueva por explorar y casi 10 días de vacaciones! Así que lo primero antes de empezar con el álbum, es organizar el archivo de fotos. Como nos llevamos el portátil, cada día descargaba las fotos en una carpeta nueva y apuntaba la ruta que habíamos hecho en un documento de texto.

Y una vez en casa, descargamos las fotos que habíamos hecho con el móvil. (Confieso que no lo hice, pero el siguiente paso sería ordenar las del móvil dentro de la carpeta del día correspondiente.)

Con las fotos organizadas, toca elegir el formato del álbum para empezar a diseñar! Para mis fotolibros personales suelo usar Printoria, ya que tienen siempre muchas ofertas y salen unos libros muy bien de precio. Como tenía tantas fotos, elegí el álbum con más páginas y la verdad es que casi hago corto! Me hubiera gustado hacer composiciones más minimalistas o poner páginas con texto separando cada día, pero me habrían salido 2 libros y prefiero tenerlo todo en uno. Quieres ver cómo quedó?

Como en los mejores libros de historias, me gusta empezar los álbumes de fotos de viajes con un mapa o plano del sitio, y tuve la suerte que los grandes de @MolaViajar compartieron uno muy chulo diseñado por ellos. Aprovecho para recomendaros su cuenta si visitáis NY, tienen muchísimos videos interesantes, nos ayudaron mucho para planificar nuestro viaje!

Al tener las fotos ordenadas por días, el álbum sigue un orden cronológico, agrupando las fotos por temas: los grafittis de Bushwick, el atardecer en Rockefeller Center, cruzando el puente de Brooklyn… Combinando composiciones de fotos y cada cierto número de páginas, alguna foto a página completa para dar un poco de aire y que luzca más.

Seguro que si te gusta New York te gustará en cualquier época que vayas, pero nosotros queríamos ver la ciudad en modo navideño y el Central Park en modo otoño, así que organizamos el viaje para coincidir con todo esto, y la verdad es que creo que fuimos en una de las mejores épocas: vimos decoración y mercadillos de Navidad, el desfile de Acción de Gracias, la locura del Black Friday, las luces en las casas de Dyker Heights, y la encendida del árbol de Rockefeller Center.

Si una cosa podemos hacer en NY es ¡comer! Pizza, hot dog, pretzel… quise hacer una página especial sólo con las comidas típicas que probamos. Tampoco faltó el momento fan visitando el edificio de Friends, ojalá estuviera el Central Perk! Los coches y furgos XL también nos llamaron la atención y tienen su página dedicada en el álbum.

Para acabar el álbum, aunque también podría ir como índice después del mapa, puse un plano del metro (que tantas veces cogimos!) con la ruta de cada día, así nos será más fácil recordar el recorrido del viaje.

Y por último, la portada. Es lo último en diseñar en un fotolibro, ya que hasta que no sabes el número final de páginas no se sabe el grosor del álbum. En los libros de viajes suelo poner una foto que cubra toda la portada, pero como no me decidía por ninguna foto opté por una composición de varias fotos a la que añadí mi versión del famoso logo “I ♥ NY”, y como contraportada una textura azul con estrellitas recordando la bandera de EEUU.

PD: En los fotolibros de viajes, no olvides poner la fecha! Yo además añadí el hashtag que usamos en instagram.

Y hasta aquí este libro de recuerdos, nuestro viaje a NY, 120 páginas de nuestros momentos por la gran manzana. Te recomiendo al 100% imprimir tus fotolibros, de viajes, de vuestro año o de lo que sea, no hay nada como tener las fotos en un álbum.


¿Qué trucos tienes para tus fotolibros de viajes?