Desde las cámaras digitales y smartphones con tanta calidad, se ha perdido la costumbre de tener álbumes de fotos en casa ¡y qué lástima! Porqué todos disfrutamos rememorando viejos tiempos, pasando las páginas y contando historias… Ahora, como mucho, colgamos la foto en facebook o instagram, y ahí se queda.

Vale, hacer un álbum tradicional como los de antes, pegando fotos y más fotos sin ver el final lo veo complicado, pero por suerte existen muchas empresas que te facilitan el trabajo creando fotolibros de mucha calidad y con los que guardarás tus recuerdos para siempre.

Un fotolibro es un álbum digital impreso con fotografías, existen diferentes formatos, tamaños y estilos y lo puedes personalizar a tu gusto añadiendo textos y otras imágenes decorativas. 

Probablemente el más típico es hacer un fotolibro de viajes: ya sea un viaje largo o varias escapadas de fin de semana, al salir de nuestra rutina y vivir experiencias nuevas sacamos muchas más fotos y es fácil coleccionarlas todas para ponerlas en un álbum y revivir esa escapada. Pero hay muchas más opciones!

– El resumen del año: todos solemos hacer balance en diciembre/enero sobre cómo ha sido el año que dejamos atrás. ¿Y si recolectamos todas esas fotos de lo que hemos vivido? Podemos combinar las fotos con textos y valoraciones, será un buen ejercicio a final de cada año y crearemos poco a poco una bonita colección de libros que cuenten nuestra historia.

– Dedicado a alguien especial: tu madre, tu padre, tu pareja… Busca todas las fotos que tengáis juntos, añade frases, historias o anécdotas de vuestros momentos. Será un regalo único y emotivo.

Dibujos de los niños: los pequeños artistas de la casa seguro que tienen verdaderas obras de arte. Al menos yo me pasaba el día con el lápiz en la mano, y en casa tenemos un montón de dibujos guardados. Así que una buena idea es escanear los dibujos y montar un bonito libro, y que no te de pereza: hay apps que escanean documentos en un plis.

Libro de firmas: si hay una gran celebración a la vista ¡no puede faltar uno! Diseña el libro de manera que queden muchos espacios en blanco para que los invitados puedan ir escribiendo alrededor de las fotos. Según la empresa donde pidas el fotolibro, podrás elegir el tipo de papel para poder escribir con bolis sin problema (papel no estucado).

Recetas: eres un cocinitas? o un foodie que instagramea los platos más ricos que va probando? ¿Por qué no hacer tu propio libro de recetas con los mejores platos? Puede ser un buen legado culinario.

Después de nuestras sesiones de fotos los clientes suelen encargarnos álbumes de fotos, sobretodo para sesiones de bebé y eventos especiales como bodas y comuniones. Pero en el aspecto personal es una cosa que va quedando pendiente, y debo confesar que yo tengo a medias el de nuestro viaje a NY, al que fuimos hace año y medio! Así que no seas como yo, ponte manos a la obra y crea tus fotolibros: dentro de un tiempo agradecerás tener todos esos momentazos a mano.

Cuéntame: ¿sueles hacer este tipo de fotolibros o lo tienes como tarea pendiente? ¿Se te ocurren más ideas para hacer un álbum de fotos digital?