Llevo un par de meses intentando llevar una vida más sana, y es un poco complicado, lo reconozco. De momento he conseguido beber más agua y menos cocacola (mucho menos, que era adicta!) y me levanto todas las mañanas un rato antes para hacer ejercicio ¡que antes era impensable hacerlo! Así que de momento me doy por satisfecha y espero mejorar los hábitos poco a poco… empezando este verano por preparar bebidas sanas y refrescantes. ¿Te apuntas?

Debo decir que los logros conseguidos han sido gracias al descubrimiento de la web GymVirtual.com, donde comparten rutinas de entrenamientos en vídeo, calendarios de ejercicios, consejos sobre salud y un montón de recetas sanas, entre las que encontramos los ricos smoothies. Los smoothies son batidos de frutas, perfectos para las personas que, como yo, casi nunca comen fruta. Y la excusa perfecta para usar el tarro con pajita DIY que compartimos hace unas semanas.

Los hay detox, quemagrasas o energéticos, pero a parte de estas recetas puedes hacer tu propia combinación, siguiendo el esquema que ha preparado Gema Espinosa en su web. A parte de los smoothies, podemos hacer bebidas menos complicadas, simplemente triturando sandía con la turmix, por ejemplo, mezclarla con un poco de agua y meterla en el congelador para tener un rico granizado natural. O una refrescante limonada, exprimiendo limones, se le añade un poco de azúcar o stevia para que sea más light, agua y ¡al congelador!

¿Y qué hay de los helados? Pues hay un montón de recetas también, para hacer unos polos caseros y sanos. En La receta de la Felicidad encontramos una receta para hacer unos polos de piña y kiwi ¡mmmmm! y el sr.google te llevará a un montón de recetas más, como estas, aunque también puedes probar con los ingredientes que más te gusten.


foto La Receta de la Felicidad

Venga, este verano menos cervecitas y refrescos industriales, y a refrescarnos de forma sana!