El fin de semana pasado fue el cumple de nuestro sobrinito, y su madre me encargó algunos detalles para la fiesta. Quería que fuera de temática Lego, y tras investigar un poquito por internet vimos que había tropecientas ideas! Ella buscó vasos amarillos para pintarles caras de los muñequitos de Lego, cubiertos de colores, platos, y preparó junto al peque unas galletitas para repartir entre los invitados. Yo me encargué de hacer las etiquetas para las bolsas de las galletas, una guirnalda de banderines con los colores lego, y una piñata en forma de pieza del juego para rellenar con chuches y regalitos y que los niños de lo pasaran en grande.

Como base para la piñata, necesitamos una caja de cartón mediana y para cubrirla podemos hacerlo pintando con spray, o forrando con cartulinas como hice yo. Debemos tener en cuenta que necesitaremos una tapa para poder rellenarla (o llenarla antes de cerrar la caja, es otra opción), y la base será el agujero por donde caerán las sorpresas. A parte, necesitaremos papel crepé (o de seda) para decorar más la piñata.

El primer paso es forrar la caja, hacer la tapa en la parte de arriba, y en la base hacer un agujero grande y después poner una capa fina de papel de seda o papel crepé, de donde colgarán las tiras que los niños buscarán para romper la piñata. Los laterales de la caja podemos decorarlos con tiras de flecos hechas con papel crepé, empezando por abajo y pegando una tira encima de la otra de manera que sólo se vean los flecos. Lo más característico de la pieza de lego son los «botones» que sirven para unir pieza con pieza, así que no pueden faltar en la piñata.

Recortamos círculos de unos 7cm de diámetro, y unas tiras de 24cm de largo y 3 de ancho, más o menos. Doblamos la tira de cartulina a 2cm, y con el otro centímetro hacemos cortecitos pequeñitos que serán las solapas para unir al círculo y darle volumen al «botón» de la pieza. Repetimos el proceso hasta tener 6 iguales (o más, según la caja que elijas) y los pegamos en la caja a la misma distancia entre ellos.


¡Y ya tenemos piñata! Colocamos un cordón en la parte superior para poder colgarla y esperamos a que lleguen los pequeños gamberros con ganas de vaciarla. Es una opción muy recomendable en cualquier fiesta infantil, ¿no crees?