Siguen saliendo tesoros del almacén de casa. El último descubrimiento ha sido una mesa que era de la madre de mi abuela, así que imagínate la de años que tiene! Seguramente es de los años 50-60, una mesa vintage en toda regla. Con un trabajo chulísimo en las patas, y hecho a mano. Lo mejor de todo es que en octubre escribí el post «En busca de una mesa» y resulta que ya estaba en casa y yo sin saberlo..!

Era de color marrón oscuro, barnizado, el típico mueble de casa de la abuela. Y lleno de agujeros del maldito carcoma, miles. En sus días, era una mesa extensible pero durante estos años se ha perdido la parte de arriba (o está en algún rincón del almacén, a saber). De todos modos, no lo necesitaba ya que quería hacer la mezcla con unas patas antiguas y un sobre de madera natural nuevo.

mesa-vertical

El tablero es de madera de pino de unos 2cm de grosor, y sobresale de las patas para que no molesten al sentarnos, y así poder organizar cenas con amigos sin problemas. Al ser tan ancha, casi cuadrada, en las puntas caben bien dos personas y en el medio otras dos por cada lado, 3 apretaditos. Ahora, lo que nos faltan son sillas!

ASÍ ES CÓMO LA HEMOS ARREGLADO:

PASO 1. Tapar todos los agujeros con producto anti carcoma, que lo venden en spray o en bote para aplicar con jeringuilla. Con mucha paciencia, porqué había muchos..! Después, cubrir toda la superfície con plástico durante 48h mínimo.

PASO 2. Limpiar bien toda la pieza y poner masilla en todos los agujeros, también con mucha paciencia! Esperar a que se seque…lijar, y volver a limpiar restos de polvo y demás.

PASO 3. ¡Pintar! Como no, el color elegido ha sido el blanco, y la superficie de la mesa la dejamos al natural. Una vez seco, unimos el sobre con las patas: por la parte interior hemos puesto unas L con tornillos. Ah! Y la pintura es Chalk Paint, que aun no la habíamos probado y está genial!

> ¿Te gusta? ¿Quieres cotillear más rincones de nuestro nidito y muebles recuperados? Click aquí!