¡La fotografía nunca dejará de sorprendernos! Y es que ahora va, y llega una cámara tipo las de usar y tirar analógicas, pero digital, para usar las veces que quieras, con efectos tipo Instagram y Lomo y ¡HECHA DE PAPEL! Alucina vecina, eh? Así me quedé yo cuando me llegó el email desde Reflecta donde me la presentaban y me proponían probarla a ver qué me parecía.

Por supuesto les dije que si, me intrigaba mucho saber cómo era, cómo hacía las fotos, cómo quedaban… en nada ya la tenía en casa. Además, lo tiene todo: es ecólogica, hecha con materiales biodegradables y tintas ecológicas; tiene algo de DIY porqué viene desmontada y la tienes que «construir»; tiene algo de analógica porqué recuerda las cámaras Lomo y puedes elegir entre 4 efectos diferentes; y es digital porqué funciona con una micro SD que puedes descargar fácilmente en el ordenador.

 


 

Hay varios modelos, todos muy divertidos, y hasta una en blanco para que la dibujes a tu gusto, le pongas pegatinas, washi tape… anda que no se lo pasarán bien los niños personalizando su propia cámara! Yo he disfrutado un montón probándola, estas son algunas de las fotos que he hecho: probando los 4 efectos diferentes que lleva y ¡un piestureo que no podía faltar!

 

¿Cómo te quedas? Por aquí hemos flipado un poquito, porqué además es muy planita, no pesa nada y la cálidad es muy parecida a la de las cámaras de algunos móviles. Puedes ver más características y un vídeo en la página oficial de #PapershootSpain y en su Facebook.