En Semana Santa es tradición comer la Mona de Pascua, un postre típico de las regiones aragonesa, valenciana, catalana, castellanomanchega y de ciertas zonas de Murcia. Es una torta de la Pascua cuya degustación simboliza que la Cuaresma y sus abstinencias se han acabado.

Con los años se ha ido reinventando, cambiando de forma y de rellenos, y poco a poco el chocolate ha ido ganando protagonismo con monas hechas exclusivamente de chocolate, creando auténticas obras de arte dulces. Así que aprovecharemos esta sección para hacer nuestra versión de Mona de Pascua.


Es una mona individual como las que hacíamos en el cole, muy básica y sin apenas dificultad, ya que solo se necesitan:

  • donuts
  • cobertura de chocolate
  • decoración
  • huevos de chocolate.

Primero colocamos los donuts en una bandeja protegida con papel para horno o papel de aluminio. Después derretimos el chocolate en un recipiente pequeño, ya que no necesitaremos mucho, y lo dejamos caer por encima del donut y colocamos perlitas de colores para decorarlos.

Antes de que se seque el chocolate, colocamos un huevo en el centro y ¡voilá! ya tienes la mini Mona de Pascua hecha. Más fácil y rápido imposible. Además desde Saisan Disseny hemos diseñado unos cartelitos para decorar un poco la mona.

Uno con la versión pollito “esta mona mola un huevo“, y otro con la versión mono (por el tema de que es una mona) “este donut es una monada”. Y como son fiestas los queremos compartir con vosotros, así que os podéis descargar la versión pollito [aquí] y la versión mono [aquí] para que decoréis vuestras monas.

Y este es el resultado de las monas “bueno, bonito, barato” y un DIY para que nadie se quede sin mona!

¡Felices pascuas!