Qué mejor para acabar la semana que una fiesta al aire libre. Perfecta para una reunión entre amigos, una comida familiar o, como en este caso, como alternativa a la típica despedida de soltera que, por cierto, las odio. Tengo clarísimo que si tengo que hacer una despedida de soltera (cosa dificil si seguimos con el plan de no casarnos), no será la típica fiesta con los tópicos de siempre, me gusta mucho más la clase de fiesta que os vamos a enseñar.

Un espacio repleto de detalles, con un rincón lleno de cojines para acomodarse en el suelo y pequeños objetos para decorar y ambientar la fiesta. Un grupo de chicas, una caravana molona de fondo, una mesa para comer y hablar, e incluso un taller de decoración de tartas. Además de unas chapas graciosas indicando el título de cada una: novia o dama de honor.

¿No os encantaría celebrar algo así?

Vía 100 layer cake visto en Nice Party