foto de tribuna vacía

¿A quién no le gustaba garabatear la pizarra de clase cuando se iba el profesor? O ¿quién no ha tenido una pizarra en casa cuando era peque? A mi me encantaba dibujar en la pizarra, e incluso la utilizaba para dar “clases” a mis peluches (y si no se portaban bien los castigaba en el pasillo).

Pues con la pintura de pizarra puedes hacer pizarras en paredes enteras. Una perfecta solución para que a los niños no se les ocurra hacer un mural con retoladores o pinturas en su habitación o peor, en cualquier rincón de la casa. Cuando tenía poco más de un año dejé mi “arte” en la casa de unos amigos de mis padres, y no creo que les gustara mucho…

Así que con esta pintura los peques tendrán una gran zona donde entretenerse dibujando y dar rienda suelta a su imaginación. Además queda muy bien en sus habitaciones con el contraste de los colores de los muebles, aunque también existe pintura de pizarra de otros colores. Se puede comprar aquí.

Vía Decoora

Vía Para niños con cabeza

Vía Peque regalos

De todas formas, en la habitación de los niños no es el único sitio donde utilizarla. ¿Por qué no hacer una pared de pizarra en la cocina, o en el comedor? Es perfecto para hacer la lista de la compra, o para apuntarte la receta de lo que estés cocinando en ese momento, en el caso de la cocina, o para cuando no encuentras papel ni boli por ningún lado y tienes que apuntar un número teléfono o lo que sea.

Vía Decoraestilo

Vía Coolspringer

Vía Vinilosymurales

Vía Bricolari

Y si no te atreves a pintar, puedes utilizar vinilos de pizarra (y quitarlos cuando te canses).

Vía Chispum

Vía Chispum

Vía Chispum

Vía My Vinilo

Vía My Vinilo

Vía My Vinilo