Si quieres convertir tus paredes en un álbum de fotos, has venido al sitio indicado. Hoy en wacapaka vamos a enseñarte como montar en alguna de las paredes de tu santuario, ya sea la habitación, la oficina, el comedor o en todos los sitios a la vez, un auténtico foto-mural con las fotos de aquellos momentos que no quieres olvidar.

Lo más importante de todo es que para hacerlo no vamos a tener que desembolsar ninguna cantidad de dinero importante, que tal como está el panorama, es lo primero que miramos.

Materiales necesarios:

  • Tacos y tornillos, o en su defecto, unas chinchetas
  • Taladro, martillo, destornillador
  • Hilo de pescar, más bien resistente
  • Las fotografías que queramos colgar
  • Un pack de clips de Lomography

Normalmente aprovechamos ofertas que suelen hacer las webs de revelado de fotografía digital como www.photobox.com o www.smartphoto.es para imprimir packs a buen precio (100 fotos por 4€ y cosas así, vale la pena) así que este va a ser el primer paso. Elegir las fotos e imprimirlas.

Una vez tengamos todas las fotos, tendremos que saber el sitio donde ubicaremos el foto-mural. Puede ser una pared de 3 metros de largo, o simplemente un pequeño rectángulo en la pared de nuestro escritorio. La medida la elegís vosotros, aunque evidentemente, como más grande sea, mucho más bonito y llamativo.

Con la pared elegida, tenemos que valorar la distancia de principio a fin para colocar las chinchetas. Si queremos hacerlo de más de 1 metro, tendremos que poner varios puntos de sujeción con varias chinchetas, no solo una en cada punta.

Una vez puesta la primera chincheta, tendremos que empezar a pasar los clips de la Lomo por el hilo de pescar, porqué si las queremos poner después, con las chinchetas puestas y el panorama montado, ¡nos lo cargamos fijo!

Ahora viene el proceso de elegir las fotos por tirada. Es decir, seria bueno que siguiéramos un orden, por ejemplo, verticales en una columna y horizontales en otra, porqué sino nos dará problemas al momento de alinearlas. También podéis separar por temas o simplemente mezclaras todas a la babalá.


Además, aconsejamos poner un poquito de Blu-Tack (o lo que sea) en la última foto de cada tira para que no se esté moviendo todo el mural por cualquier corriente de aire.


Y así queda nuestra pared, personalizada y recordándonos buenos momentos.

Y si queréis algo diferente, podéis provar con alguna forma como este corazón hecho de polaroids.

lilacmoon