Después de superar algunos contratiempos hemos pasado un gran fin de semana en la feria de Navidad de Tortosa, y es que el invierno (que hasta esta semana casi no se había manifestado) decidió empezar el viernes por la tarde con pocos grados de temperatura y un viento huracanado que hacía imposible montar una feria en la calle.

Así que la organización tuvo que hacer algunos cambios en el montaje, quitaron las carpas de cada paradita para que no salieran volando, y a la mayoría de nosotros nos reubicaron en otra calle que quedó la mar de acogedora y animada con los distintos stands y el buen rollo de la gente.

Y así quedó nuestra paradita de cosas recicladas y handmade:

candelabros de hierro

coronas de Adviento

puntos de libro con cápsulas de Nespresso

jabón natural

imanes con chapas de botella

huchas de papel maché

pulseras y peluches “I’m Bobo”
hechas por 2 compañeras de la Taverna del Pou

Nos ha encantado poder colaborar en esta pequeña feria para dar vida al Casco Antiguo de Tortosa y contagiarnos del espíritu navideño del ambiente, además teníamos unos vecinos muy majos y muy dulces, a un lado teníamos chocolate Creo calentito super apetecible con ese frío, y al otro unas galletas de Dolços Vilma super buenas.

Durante esta semana os contaremos otros detalles del montaje, como la decoración y el packaging ¡también handmade y reciclado!
Mientras tanto ya estamos apuntando ideas para repetir el próximo año…