En la feria de Navidad apostamos por lo reciclado y el handmade, y así fue hasta en la decoración y el envoltorio de algunos productos.

Empecemos por la decoración:

Ya contamos los percances que tuvimos con el viento, así que nos quedamos sin carpa y tuvimos que hacer cambios en la decoración. La idea era colgar una guirnalda en la carpa, y exponer las coronas navideñas colgadas de una cuerda, pero sin carpa solo nos quedamos con una mesa…así que la guirnalda la tuvimos que colocar en la parte delantera de la mesa, aunque con un buen resultado.

Utilizamos piñas (inspirados en unas guirnaldas que enseñó Mademoisselle Babette en su blog), las decoramos con un poco de purpurina naranja, y las intercalamos con unas bolas de papel que podéis ver cómo se hacen aquí.

En la mesa pusimos unas blondas de papel blancas que resaltaban con el mantel marrón, y pinzas sujeta papeles, que enseñamos aquí, para colocar los precios.

Y ahora vamos con los envoltorios, especialmente con uno que no podía ser más reciclado y es que está hecho con ¡tubos de papel higiénico! Es tan fácil como forrar los tubos con papel de regalo y doblar las puntas para que quede cerrado y ¡voilá! ya tienes un paquetito perfecto para un regalo pequeño.


Ah! Y ya que estamos reciclando, hemos aprovechado la guirnalda de piñas para decorar la casa y hacer una especie de corona navideña para la puerta de entrada.


Creo que las piñas ya se van a quedar en la decoración navideña de los próximos años…